· 

Una lonchera saludable, el reto de la alimentación escolar

Al igual que el desayuno, el almuerzo y la cena, la lonchera es fundamental para que el organismo cuente con la energía y los nutrientes necesarios para desarrollar actividades como estudiar, jugar o practicar deportes.

 

La niñez es la etapa donde se adquieren con más fuerza hábitos de alimentación saludable. La lonchera es un aliado en ese proceso y por eso es importante que sea equilibrada. “La lonchera ideal es aquella que además de ser nutritiva y balanceada cuenta con al menos cuatro tipos de alimentos: los energéticos, que aportan carbohidratos y grasas saludables, como los cereales; los reguladores, que proporcionan vitaminas y minerales, como las verduras y frutas; los formadores, que contribuyen al crecimiento y aportan proteínas como los lácteos, el pollo o el huevo, y los hidratantes, como el agua o los extractos de fruta”.

 

Aunque para algunos padres parezca una tarea compleja, la lonchera es una herramienta práctica para que los niños aprendan a comer alimentos nutritivos y variados desde pequeños. Involucrarlos en su preparación es,  la clave del éxito.

 

“Llevarlos al mercado, que sean partícipes en la elección de los alimentos que se compran y enseñarles cuáles son saludables y cuáles no, son algunas estrategias que despiertan en los niños entusiasmo e interés por la comida. Una mamá o un papá inteligente, que motiva a sus hijos a que conozcan los beneficios de las frutas, las verduras y demás alimentos son los que finalmente logran que los niños prefieran una lonchera nutritiva”.

 

Alberto Ángel, nutricionista dietista e investigador de la Universidad Industrial de Santander, señala que la lonchera ideal cuenta con menos de 300 calorías. Por eso, aconseja no incluir paquetes, salsas y productos con altos niveles de azúcar como chocolates en barra, gaseosas y jugos de caja. También recomienda a la hora de prepararla ser creativos, combinar los colores y texturas y no empacar los mismos alimentos todos los días. Las porciones, de acuerdo con el experto, deben ser pequeñas, pues más que la cantidad, lo importante es la calidad nutricional de lo que se consume.

 

Algunos ejemplos:

 

Lunes

-Sánduche pequeño de pollo.

-Porción de fruta.

-Un vaso de yogur.

Calorías: 300

Beneficio nutricional: aporta hierro, que favorece la formación de los glóbulos rojos y el transporte de oxígeno.

Martes

-Ensalada de frutas con queso rallado y maní.

-Galletas integrales.

-Jugo de pera.

Calorías: 260 

Beneficio nutricional: las frutas contienen vitaminas del complejo B y mantienen altos los niveles de energía.  

Miércoles

 -Rollo de jamón y queso.

-Porción pequeña de torta.

-Un vaso de avena.

-Mandarina.

Calorías: 270

Beneficio nutricional: estos alimentos son una fuente de selenio, esencial para fortalecer el sistema inmunológico.

Jueves

-Sánduche de atún.

-Porción de fresas picadas.

-Un vaso de leche achocolatada.

Calorías: 290

 Beneficio nutricional: el atún y la leche tienen fósforo y calcio, fundamentales para fortalecer los músculos y los huesos.

 Viernes

 -Porción de cereal (bajo en azúcar) con yogur.

-Porción de gelatina.

-Manzana.

Calorías: 280

 Beneficio nutricional: los cereales contribuyen al buen funcionamiento del sistema digestivo y del corazón.

 

Ref. https://www.elespectador.com/vivir/cinco-ideas-una-lonchera-saludable-articulo-674160

 

Escribir comentario

Comentarios: 0