Feliz día maestro

Villavicencio, mayo 15 de 2015 

FELIZ DIA MAESTRO

En este día tan especial, qué mejor momento para felicitarlo y extenderle la invitación   de  confianza, para que sea partícipe activo  de este bello Proyecto, que da comienzo a 35 años de historia del Colegio Espíritu Santo LA CIUDAD EDUCADORA. 

LA CIUDAD EDUCADORA será el espacio para vivir un  estilo de vida que favorezca la convivencia y el lugar donde el niño  hace su aparición en el mundo humano, porque integra la vida del colegio con la vida de la ciudad imprescindible en la formación humana.

En la Ciudad Educadora, nos obligamos a asumir el desafío de educar para la libertad, poniendo al servicio de los estudiantes todas las opciones, alternativas y posibilidades que les permita ejercer su capacidad de elegir responsablemente, lo que mejor le convenga a sus necesidades personales, históricas, sociales y las que más convengan en lo ético y humano a la ciudad y al país.


Como dice Fernando Sávater  “Lo que hace humano a la vida, es el transcurrir en  compañía  de humanos, hablando con ellos, haciendo  proyectos, recorriendo el pasado, organizándose junto a las cosas comunes, jugando y disfrutando la vida”.


La Ciudad Educadora, será  el escenario que nos obliga a estar practicando constantemente, valores éticos, estéticos, que forme al estudiante como ser social, capaz de responder con dignidad, coraje a situaciones exigentes de la sociedad en que vive.


En la Ciudad Educadora, el niño aprenderá a reconciliar su agresividad hacia el amor, hacia la defensa de la vida, aprenderá a ser fuerte, pero sin perder la ternura, ni la compasión por el otro, puede ser opositor pero no  enemigo, esto quiere decir, que le enseñaremos  a valorar la vida del otro como su  propia vida, es decir a valorar la diferencia.

El estudiante de la Ciudad Educadora  aprenderá a pensar pensando,  a hablar hablando por cuenta  propia,  a escuchar en la reciprocidad de la palabra.


La Ciudad Educadora, será de convivencia pacífica donde el  diálogo sea  la más alta expresión como virtud  cívica de carácter democrático.


La democracia que se viva en la Ciudad Educadora,  abrirá el espacio a la formación de una ciudadanía deliberativa, autónoma,  reflexiva, comprometida con su entorno social y cultural capaz de estar activamente presente, en los procesos de tomas de decisiones asertivas que sean de beneficio común y colectivo de la ciudad.


Sueño con una Ciudad Educadora, vestida  con los colores  del arco iris, con niños y jóvenes que disfruten sus rincones de encanto y magia para atrapar el conocimiento, con maestros lúdicos y democráticos, que sean capaces de provocar el entusiasmo, la risa y el goce por disfrutar el aprendizaje, de untarse de la curiosidad de los niños y de crecer como adultos de la mano de ellos.


Sueño con la Ciudad Educadora, sin imposiciones, sin castigos, sin lecciones, sin llantos, sin ninguna preocupación distinta a la de construir diariamente el conocimiento con la materia prima  de la investigación, la pregunta, la indagación, la aplicación.


Sueño con la Ciudad Educadora que enseña a decidir, a participar, a comunicar en un ambiente de libertad, respeto, afecto, colaboración, enmarcado en el  goce de lúdica y placer.


No quiero estudiantes que aprendan cosas, quiero estudiantes inconformes, que piensen cosas, que cuestionen,  que propongan, que solucionen problemas  y que después salgan a las calles y observen que es  ahí donde está la realidad comprendida.


La Ciudad Educadora cumplirá el sueño de Gabriel García Márquez ofrecer “Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva que nos  invite a un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera  más a sí misma”


En ultimas la Ciudad Educadora está  pensada por una maestra que pasó su vida esperando una oportunidad, donde la fantasía y la esperanza se encontrarán ,para que la alegría y la imaginación no se vayan de vacaciones, se le pueda dar cuerda a los juegos, haya centros de atención inmediata a la ilusión, salones de espera a la pregunta, la curiosidad y la observación, ventanas que permanezcan abiertas para dejar entrar la creatividad, con tránsito libre para la euforia  y  vía cerrada para el aburrimiento, porque todos los días de estudio serán de fiesta como los Domingos.


Sueño con la Ciudad Educadora, donde los niños no duden de la bondad del corazón, de sus amigos y compañeros, porque el respeto y el afecto será  el sello de identidad que garantiza que valió la pena vivir en la Ciudad Educadora y no utilicen la mentira, porque la verdad se impone para ser servida como postre de convivencia  y  la libertad como ejercicio de democracia  se anide  en el corazón de todos los que somos Familia CES, constructores de paz para multiplicarla como la buena semilla que crece en terreno fértil, en beneficio del cambio, del progreso, por el país que todos soñamos y nos merecemos.    


Después de leer esta invitación como homenaje al día del maestro, espero a vuelta de correo recibir la grata noticia, que se vincula de manera activa en la construcción del nuevo  currículo de la Ciudad Educadora desde el área que enseña.

BIENVENIDA  LAS IDEAS, CAMBIOS, QUE ENTREN A LA CIUDAD EDUCADORA DE LA MANO DE  LA INNOVACION Y CREATIVIDAD.


FELIZ DIA MAESTRO Y GRACIAS POR ESTAR COMPROMETIDO CON EL LEMA: ¡NI UNO MENOS! 



PAULA RODRÍGUEZ DE PARDO

Directora general


Escribir comentario

Comentarios: 0