Papás Reggianos

Taller 22 de junio de 2013

UN DÍA DE CLASE DE LOS PAPÁS REGGIANOS

 

La Pineja estaba mejor que nunca, un sol radiante, la estética del orden, el aseo, la creatividad, todo dispuesto para recibir a los niños papás, que llegaban con su maleta a las espaldas, llena de materiales que habían buscado para transformarlos en una hermosa obra de arte para sus hijos, una buena lonchera para compartir con otros papás amigos de esta aventura que se llama: aprender y miles de curiosidades por  entender, ¿por qué el colegio eligió esta belleza de espacio para educar a sus hijos? ¿y por qué son los niños tan felices en La Pineja Reggiana?.

 

Como niños ansiosos, curiosos, fueron llegando y se integraron rápidamente para iniciar la jornada del día, cantando el himno de La Pineja, dirigidos por el maestro Gilberto Castiblanco, “Llegamos, llegamos ya, felices a La Pineja, porque nos gusta, porque nos gusta, aprender con Reggio Emilia”, luego oraron y le mandaron besitos a Diosito por todas las cosa buenas que reciben día a día.

 

Daba mucha alegria ver a los papás atentos, escuchando a la doctora Ximena Gáfaro, cómo los hacía reflexionar, sobre lo que es el verdadero compromiso, con una cultura de la infancia, algo absolutamente imprescindible para mirar el mundo de otra forma, es decir los niños

son ciudadanos con plenos derechos.

 

Fue  una experiencia de aprendizaje, volvieron a reencontrarse a través de una  excelente obra de arte que hicieron para sus hijos, con esos primeros años de infancia, de juego, de exploración, de curiosidad por lo desconocido, del querer tener respuesta a muchos interrogantes que todavía algunos hoy no tienen respuestas.

Lo interesante ,no querían parar, estaban inmersos en la creación artística, las mesas con el convite preparado con variedad de alimentos y bebidas, quedaron listas para ser degustadas.

 

En un segundo escenario se abordó el tema de:  la autonomía, la identidad y el compromiso colectivo de las familias como coeducadores y la ciudad como espacio público de aprendizaje, preguntas y más preguntas surgieron de los padres, a todas Ximena les dio respuesta; en el ambiente se veían rostros de satisfacción enorme por la forma como están aprendiendo los hijos, otros un poco incrédulos, normal porque todo cambio produce incertidumbre, eso sí todos adquirieron el compromiso de hacer felices a  sus hijos, permitiéndoles que aprendan en un lugar como La Pineja, inmerso en una naturaleza viva, con espacios arquitectónicamente diseñados para que sea una escuela creadora, inventiva, amable, activa, afectiva, lugar ideal para la investigación, la indagación, que le permite a los niños aprender con los 100 lenguajes que propone Loris Malaguzzi.

 

El día de clase terminó, los papas recibieron el regalo que los hijos les dejaron
y en el ambiente quedó la satisfacción de que habrá más espacios como estos para aprender y estar más cerca como familias,  con los proyectos que los hijos  realizan.


Según las encuestas, el objetivo se cumplió, expresiones como estas lo certifican:

 

  • ·         “Es increíble que mi hija de 3 años de edad tiene claro a que va los miércoles y viernes a la Pineja y la noche anterior no duerme contando todo lo que va a hacer al otro día” (familia Rondón Velásquez - Pre jardín B)

 

  • ·         “Quisiera que los niños fueran trasladados definitivamente a La Pineja, para que aprovechen al máximo todas las herramientas de aprendizaje que les ofrecen” (Familia: Torres Pinillos- Transición B)


Papitos Reggianos, no miremos al pasado con nostalgia, no miremos al futuro con miedo, miremos el presente con conciencia.

 

Dejemos que los niños con toda su creatividad, suban sus propias montañas, tan altas como sean posibles.

Escribir comentario

Comentarios: 0