Viernes 21 de septiembre

Por:  Juan David Luque

 

VIERNES

 

Los viernes serán días diferentes pues todos estarán distribuidos en distintos colegios. En realidad fueron distribuidos en tres, Mackenzie Middle School, LT Barker y Dauphin Regional Comprehensive Secondary School. La finalidad del trabajo de los viernes es poner a prueba sus herramientas del idioma.

 

Empecé el día en el Mackenzie Middle School. Este colegio es el de mayor tradición en Dauphin y es para Junior High. Allí estaban Juanita Ramirez, Juanita Gelasio, Nicolas Montes, Nicolas Medina, Nicolas Roldán, Jose Luis Castro y Maria Paz Cardona. Me encontré con Lois Aitken quien es la encargada del programa acá en Dauphin y con ella fui a las aulas. Pasé por los salones, los saludé, tomé algunas fotos y crucé algunas palabras con sus docentes. Los chicos estaban algo tímidos. Terminado el tour nos dirigimos hacia el Barker School. Allí estaban Juan Martín y Paulita. Cuando llegamos al colegio me encontré con una eventualidad. Uno de los niños del nuevo grupo de Colombia se aplicó mucha colonia y produjo una alergia a una niña de preescolar. De inmediato se nos hizo la observación del no uso de colonias, ni perfumes en la división escolar por la alta sensibilidad a las alergias de ese tipo.

 

Al rato conversé con los chicos. Estos estaban mucho más tranquilos, sobre todo porque es el colegio en el cual permanecen durante toda la semana. Salimos del colegio a comprar el inhalador para Martín y nos dijeron que sin prescripción médica no se vendía. Entonces nos devolvimos al colegio a recogerlo, lo llevamos y finalmente lo compramos. Era hora de almorzar. Dejamos a Martín en el Barker y fuimos a almorzar en compañía del profesor colombiano del Gimnasio Hontanar.

 

Después del almuerzo fuimos a DRCSS, regional comprehensive a visitar a Mateo y a Camila. Este colegio es de High school y es uno de los más grandes de la ciudad. Me encontré con Mateo y me contó que estaban en limpieza de una bodega inmensa. Después llegó Camila y estaba con su hermana, cruzamos un par de palabras y era cambio de hora así que tuvo que irse. Minutos después llegó el hermano de Mateo a llevarlo al salón. Deben buscarlos pues es el primer día y pueden perderse debido a que el colegio es grande.

 

Salí de ahí y me fui al Mackenzie en donde tengo la mayoría de estudiantes. Los despedí y esperé a Susan, mi anfitriona, para irme a casa.

 

Ese día había una invitación abierta a todos mis estudiantes a una actividad juvenil de la iglesia de Susan. Seís de ellos la aceptaron y estuvieron conmigo y un gran grupo de jóvenes y adolescentes en una tarde de juegos, comida, fogata y música. Al parecer la pasaron bien. Termina la semana de labores académicas.

Escribir comentario

Comentarios: 0